BOKADO

BLOG

03/08/2018

En verano somos Donostia. Somos producto.

Todos los que hayáis pasado por nuestra Casa, sabréis que nuestra oferta gastronómica está basada en el producto local de temporada. Cada cambio de estación, el equipo se reúne en torno a Mikel y perfila la nueva carta. Esto pasa también en varano…

 

En la filosofía de Mikel, y plasmado en nuestra carta, está bien clara su visión de la cocina como un elenco de preparaciones donde el género de calidad preside, y debe presidir indefectiblemente, cada plato.

 

 

LA CARTA DE VERANO

El verano de Euskadi, mar, tierra y montaña, viene impregnado de un producto robusto en sabor y delicioso en aromas, que en Mikel aprovechamos para sacar elaboraciones más propias de la época estival.

 

Así, la guindilla verde, la judía verde de la zona, el ajo tierno o la pocha blanca se hacen presentes en la oferta veraniega del restaurante y, además de otorgar aroma y gusto a otros platos, se transforman en protagonistas a través de platos como el panaché de verduras de estación o el guiso de pochas blancas con almejas, que hacen las delicias de nuestros comensales.

 

A estos manjares de la tierra, se une uno de los reyes del verano: el tomate. Jugoso y carnoso en los meses estivales, lo traemos directo de las huertas de Euskadi y lo convertimos en un plato refrescante acompañado de brotes de ensalada.

 

En cuanto al fruto de mar, el Cantábrico nos regala un surtido variado y puntual de pescado. Del chipirón al chicharrón o del salmonete al atún de costa, las lonjas se llenan de un producto local de altísima calidad del cual, por supuesto, nos aprovechamos en la cocina.

 

Según la calidad y la producción que encontramos a diario en la lonja, ofrecemos auténticas maravillas fuera de carta o solo en los meses en los que sabemos que dan su mejor versión.

 

 

 

El atún de costa del Cantábrico, por ejemplo, alcanza su cénit en junio mientras que el jerarca de nuestra costa, el bonito, se mantiene durante junio, julio y agosto en lo más alto de su calidad.

 

En la carta podéis encontrar el bonito en dos formas de elaboración de ventresca, la acompañada con cebolleta y guindillas de Ibarra o la que elaboramos con anchoas y piquillos confitados en ensalada de escarolas. Pero siendo tan importante y fecundo en nuestras costas, admite más presencia en nuestra carta y lo ofrecemos igualmente como bonito de campaña, cebolleta y calamar.

 

Así es la carta de verano en Bokado Mikel Santamaría, una oferta llena de producto de temporada, traído de nuestro mar y nuestra tierra, y de elaboraciones que nuestro chef prepara uniendo a la perfección la tradición de la cocina vasca con nuevas formas más actuales y modernas.

 

Pero esta es solo nuestra opinión. La que de verdad es importante, es la de nuestros comensales. Os esperamos.