BOKADO

BLOG

04/07/2019

Donostia sabe a verano en Mikel Santamaría

Como bien sabrán los habituales de nuestra Casa, la oferta gastronómica de Mikel Santamaría se basa en los productos locales de temporada. La calidad de nuestro género y su proximidad son dos pilares fundamentales de nuestra identidad culinaria.

Con la llegada del verano, cómo no podía ser de otra manera, nuestra carta se renueva para ofrecerte el mejor producto de la época estival cultivado, elaborado y criado a menos de 100 kilómetros de distancia, siguiendo así nuestra filosofía de apostar por la cocina de kilómetro cero.

NUESTRA CARTA DE VERANO

El verano de Donostia sabe a mar, tierra y montaña y en Mikel Santamaría aprovechamos los productos locales que nos ofrece la temporada para “crear platos de cercanía reconocibles, más bien ligeros, con puntos de cocción ajustados. Es por esto que hacemos propuestas actuales, respetando muy razonablemente las estaciones y con presentaciones acordes en lo posible a nuestra idea gastronómica”, como afirma el propio Mikel.

Así pues, en la carta de verano de Mikel Santamaría cobran protagonismo productos de la huerta de nuestra tierra como las judías verdes, el aguacate de temporada, los ajos tiernos, los brotes vegetales, las guindillas verdes, las pochas blancas, el melón, la sandía o el melocotón presentes en exquisitas elaboraciones como el panaché de verduras de estación o el guiso de pochas blancas con almejas.

En la época veraniega, la lonja se llena de los mejores frutos que nos ofrecen las aguas de nuestra zona de costa. Chipirones, salmonetes o el bonito -que alcanza su máximo esplendor durante los meses de junio, julio y agosto- se convierten en productos indispensables de nuestra carta  de verano.



Al final de la temporada nos esperarán las primeras piezas de caza de pluma, que son el adelanto de los sabores que nos sugerirán ya la cercanía del otoño con platos como el pichón de temporada asado.

Afortunadamente somos anfitriones de clientes, disfrutones, sibaritas, casuales y curiosos del comer que gustan de disfrutar de un producto de calidad, cercano y sostenible, en cuya elección prima la salvaguarda de la gastronomía de la zona y la promoción de los métodos de cultivo tradicionales.